El gobierno pretende burlarse del magisterio y contratar a dedo los servicios de salud

Bienestar y salud
Tipografía

El magisterio confronta nuevamente las intenciones del gobierno por menoscabar la atención en salud. Cuando estaba a punto de definirse las nuevas entidades prestadoras, encontró otra traba para imponer su propósito de contratar a dedo y quedarse con los casi 5 billones de presupuesto.

Casi dos años lleva el debate entre Fecode, Gobierno y la Fiduprevisora, en el propósito de la Federación de definir términos en la contratación que impliquen mejoras en la prestación del servicio de salud para el magisterio y sus familias. Pero las problemáticas han sido múltiples.

La ministra de Educación saliente tenía la finalidad de contratar de forma directa las entidades. De acuerdo con Pedro Arango, representante ante el Fomag, “hicieron todo lo posible para que no se diera la licitación pública ni se tuvieran en cuenta las normas de ley 80”.

Fue una discusión que duró bastante tiempo. A la cual se sumó la disyuntiva por la definición de los asesores técnicos financieros, jurídicos, laborales y de salud; el gobierno trató de incluir personas afines a sus intereses. Fue la movilización del magisterio lo que detuvo estas ambiciones.

En el medio hubo otro dilema, ¿quién debía realizar la contratación si el Ministerio o la Fiduprevisora? Resulta que durante la presente vigencia, la Fiduprevisora contrataba y el Ministerio debía sancionar. Como esto no es posible, pues la misma entidad contratante debe sancionar, las entidades aprovechaban el vacío para esquivar sus responsabilidades. Al final, fue necesario convencer a la Fiduprevisora para que se encargara de ambas gestiones.

Sin embargo, la intención del gobierno no cesó con la salida de Gina Parody del Ministerio. El proceso de licitación ha encontrado numerosos obstáculos, desde un retraso, por culpa de una tutela mal atendida, a un periodo de incertidumbre porque sucedió una nueva prórroga a los actuales contratos, a pesar del rechazo de los educadores y educadoras.

Una de las ventajas que Fecode logró incluir en los nuevos contratos es la implementación por parte de las entidades de una red oficial, donde el docente sería atendido en primera medida, y una red alterna, donde se puede acudir en caso de que la anterior no se encuentre disponible por algún motivo. El maestro sólo debe llenar un formato como constancia de la no atención. Incluso, si la segunda también falla, el educador puede acceder a un tercero de su elección y la Fiduprevisora responderá económicamente. Sin embargo, aunque la fórmula asegurará la prestación aquí apareció el nuevo problema.

Arango explicó el contexto. “Estamos en el proceso ya de la presentación de los pliegos, en la habilitación deben sacar 500 puntos. Allí se ha registrado el problema. Hicieron el estudio de los documentos que presentaron los oferentes. La Fiduprevisora dice que no cumplen con los requisitos habilitantes para calificar”. Una de las razones es que en esos documentos no especificaron la red alterna.

La posición de Fecode es clara, en palabras del representante ante el Fomag. “Nosotros hemos dicho que no debe haber prórroga, que se debe continuar con el proceso de licitación. Estamos buscando un mecanismo, porque está prácticamente desierta la licitación y lo que nos proponen es nuevamente volver a la contratación directa”.

Sí, el gobierno aprovechó el traspié para resucitar su objetivo inicial. Arango asegura que Fecode no aceptará más dilaciones. “Insistimos en que en esta etapa de calificación si es necesario se parta de cero. Si se extienden 10 días más, que se haga; pero tiene que ser por licitación pública.

Que ganen los que tengan el mejor puntaje. Llamamos al magisterio a que esté en estado de alerta, porque tratan de burlarse de este proceso. No vamos a aceptar más prórroga, ni vamos a aceptar licitación abreviada, ni contratación directa”.

Video Recomendado

Artículos mas leídos